sábado, 22 de octubre de 2011

Una buena noticia

Pues si amigos, de vez en cuando me seleccionan en algún concurso, o hasta lo gano y todo... Esta vez en Xativa, en su XI Bienal de grabado Josep de Ribera, me han seleccionado para participar en la exposición y formar parte del catálogo, con esta obra:


Es una Xilografía de 100 x 70 CMS de mi serie Teorías del Arte, en la que aún estoy en pleno desarrollo.

lunes, 10 de octubre de 2011

¿Grabado Postmoderno?

Transgredir los límites es una de las prácticas básicas de la Modernidad, que en las vanguardias históricas adquiere su expresión final, entendiendo por expresión final el momento en el que ya es posible la abolición de todas las fronteras. El artista no tiene límite alguno, salvo el que fija su propio programa de construcción de una artisticidad concreta. Esta liberación se ha convertido hoy en una rutina, en un requisito, como en la época de la academia podría serlo el dibujo de la correcta anatomía. Los istmos “revolucionarios” se sucedieron en el siglo XX a una velocidad comparable a las revoluciones que nos ofrece Internet con sus nuevas formas de socialización y liberaciones varias. Liberación de la información, liberación de la conducta, donde todos podemos elegir Rol, convertirnos –siguiendo de nuevo a Baudrillard- en simulacros hiperreales inmersos en todas las “segundas vidas” que se nos antojen, adoptar por fin la personalidad anhelada, pertenecer a las redes sociales que más se adapten a nuestros fugaces deseos, y ser alternativamente solidarios, Hackers, compradores compulsivos en una subasta tras otra, consumidores de porno a la carta… El éxito de Internet, nos advierte Bauman, no es la facilidad para establecer vínculos, sino la facilidad para romperlos sin consecuencia alguna: Si no te gusta cambia de página, “surfea”, explora otro hipervínculo… Afectos virtuales, suma de la inteligencia de todos nos dicen entusiasmantes, creación por fin del conocimiento colectivo, pero también suma de la estupidez globalizada, apoteosis de la banalidad y el chismorreo…
Mundo de hibridaciones sin fin, de posibilidades abiertas, de redefiniciones y construcción continua de narrativas. Las narrativas son demócratas, el discurso excluye ya desde su artículo determinado; Así que la gráfica se deja también llevar por el contexto y emprende los caminos del Arte contemporáneo. ¿Gráfica Postmoderna, gráfica liquida, imposible de fijar? ¿Es ya “cualquier cosa” un grabado? La matriz pierde su materialidad, se hace virtual y elige diversos formatos para convertirse en Mercancía museizable. La estampa desaparece, la reproductibilidad que mágicamente conservaba el Aura y la originalidad se pierde en un juego de espejos que se prolonga aparentemente sin fin, en una reflexión para colgar en las paredes y adaptarse a diversas disposiciones, siempre sensible al espacio expositivo, tan brillante como el último soporte de moda para el libro de artista (¿Aluminio, Metacrilato, fotograbado sobre acetatos superpuestos?)
Redefinición entonces de la artesanalidad de los procesos tradicionales, porque si una imagen puede concretarse sobre cualquier soporte sin necesidad de manualidad, si la imágen puede ir desde nuestro PC a la galería, el hecho de escoger un método tradicional ¿No se torna significado? ¿No es este un caso en el que el medio se vuelve narrativa, y la elección del medio parte del mensaje? Última liberación convertida en Mensaje de tactilidad también hibridizada, que puede referirse a la reactualización de diversas herencias de la historia del arte gráfico: Explosión del libro de Artista desligado incluso de todo contenido, del Tag Xilográfico en las paredes suburbiales, del cómic grabado, de la matriz autónoma imposible de estampar… Territorios donde la construcción del significado descansa en parte en la experiencia del propio proceso, en su concreción artesanal, en el contacto material... Y de nuevo solidez, solidez rescatada como una opción narrativa, de una yoga que se apoya en la construcción táctil de la matriz, manualidad interpretada como escala básica de la percepción humana. Arte inscrito en una cultura material en la que la artesanalidad es una elección que ya no pretende centralidad alguna… ¿Ritualización del proceso, mistificación romántica del artista en el taller cuando ya el taller es visto casi como un peso muerto, como una renuncia de nuevas posibilidades? Pero también una ética de lo que significa la actividad del artista.

Y ahora, un poco de Jazz, Coleman Hawkins, Love song from Apache:


lunes, 3 de octubre de 2011

Empezemos...

Como ya dije el nombre del Blog se refiere al Éxito de un pensamiento enunciado por el sociólogo Zygmunt Bauman que es el concepto de Modernidad Liquida, que sería otra manera de nombrar el actual momento social en el que estamos, aunque realmente es muy difícil saber donde estamos... El otro día me enteré de que ya estamos en una segunda modernidad, dejando con ello atrás la Modernidad y la Postmodernidad... No hay que preocuparse por esto, ya Lyotard advierte en su libro La condición Postmoderna, que si bien se puede escribir sobre unas características "x" o tendencias sociales, no es toda la sociedad la que al unísono se encamina hacia ellas, de modo que habrá quien esté en la Postmodernidad, en la Modernidad, o puede que incluso en la Edad Media. Bauman encontró más adecuado llamar a la Postmodernidad Modernidad Líquida, entendiendo con ello que la Modernidad consta de varias etapas y aún no ha acabado:

• La primera, una Modernidad Sólida, en la que Occidente vivía el sueño de la emancipación del espíritu humano por medio de la razón, lo que sería el proyecto ilustrado.
• La segunda, una Modernidad Líquida, en la que el proyecto ilustrado sufre un gran descrédito, tanto en sus aspectos filosóficos como en la realidad social que ha vivido Europa durante el Siglo XX, con las 2 grandes guerras.

La Modernidad Líquida se caracteriza por una relatividad marcada de los valores éticos, por una ausencia de referentes fijos... El trabajo, la identidad individual, todo parece volverse cambiante, y por supuesto el Arte no escapa de este proceso. Así llegamos a la posibilidad de un Arte Líquido, un arte reflejo del momento actual y sus valores. Existe un libro de la editorial Sequitur cuyo sugerente nombre es precisamente Arte,¿Líquido? De Zygmunt Bauman. Se trata de un conjunto de pequeños ensayos de Bauman y otros autores, así como una entrevista a Bauman. Este libro tiene la particularidad de no limitarse a explicarnos qué piensa Bauman sobre el Arte contemporáneo, y cómo este se ha redefinido a partir del momento histórico en el que estamos, también da voz a quienes disienten sobre lo que argumenta Bauman, empezando por el propio editor, que firma el Epílogo... Lo más interesante sin embargo es la inclusión en el libro de una carta del pintor Herman Braun-Vega, en la que Vega se queja de la superficialidad con la que, según él, Bauman pone como ejemplo de Arte Liquido a sus cuadros, y cómo, al intentar por medio de cartas que Bauman cambie lo dicho sobre su obra, el sociólogo no hace ni caso... Esto me hizo pensar en otro libro, donde otro malentendido se pone de relieve, pero en sentido inverso. Este segundo libro se titula El complot del Arte, cuyo autor es jean Baudrillard. Se podría decir que en Bauman es el Arte el que se queja de ser tratado superficialmente, de ser usado sin ser consultado. El caso de Baudrillard es justo el contrario, porque es el filósofo el que se queja de haber sido malinterpretado por los artistas. Ambos casos tienen en común el hecho de que un concepto de gran éxito está de por medio (en el caso de Baudrillard su concepto de Simulacro, en el caso de Bauman su exitosa Modernidad Líquida).
A mi la verdad es que Bauman no me convenció, y sobre todo en los ejemplos que pone (ya lo explicaré otro día), pero, como en el caso de los artistas que usaron el Simulacro de Baudrillard, me pareció que aún así un arte líquido, o un grabado líquido, es una metáfora inspiradora, incluso aunque no sea cierta. Así un grabado Líquido es el reflejo de un Arte de fronteras difusas, caracterizado por una reflexividad que se vuelve sobre si misma para considerar todo el proceso del Arte y todas las elecciones artísticas como algo significativo que necesita ser explicado.
Y así podemos llegar hasta aquí y preguntarnos de qué manera el mundo del grabado a pasado de una Modernidad sólida a una Modernidad líquida...